25/07/2020
NUEVE POLICÍAS DETENIDOS Y UN FISCAL IMPUTADO POR EL ARMADO DE CAUSAS EN SAN ISIDRO

El fiscal es Claudio Scapolán. Pidieron su desafuero apra poder apresarlo. Los expedientes armados están vinculados al narcotráfico.


Nueve policías bonaerense, dos secretarios judiciales y otra persona fueron detenidos hoy, al tiempo que fiscal quedó imputado y con un pedido de desafuero para ser arrestado, en el marco de una investigación por el armado de causas vinculadas al “narcotráfico y asociación ilícita”, en la que se allanó una fiscalía de San Isidro y la sede de la Drogas Ilícitas de la policía bonaerense.
Fuentes policiales y judiciales aseguraron que las detenciones fueron ordenadas por la Justicia Federal de San Isidro y realizadas por efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA), en el marco de 34 allanamientos en los que se secuestraron armas, drogas, dinero en efectivo, documentación, teléfonos celulares y hasta tres picanas eléctricas.
El fiscal imputado en la causa y con pedido de desafuero es Claudio Scapolán, actual titular del Área Ejecutiva de Investigaciones Criminales de San Isidro, por presunto armado de causas junto a policías cuando estaba al frente de la ex Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Investigaciones Complejas de ese departamento judicial, disuelta desde diciembre de 2016.
La jueza federal 1 de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, en un expediente que lleva el número 36447, que se inició en 2016 y en el que también interviene la Fiscalía Federal 2 de ese distrito, a cargo de Rodolfo Fernando Domínguez, ordenó hoy la realización de 34 allanamientos en distintos domicilios pero también en dependencias policiales y judiciales.
Los allanamientos fueron realizados a pedido de la Justicia por detectives de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina (PFA), quienes concurrieron esta mañana a la fiscalía allanada es la ex UFI de Investigaciones Complejas de San Isidro (ahora rebautizada como de Drogas Ilícitas), que funciona en el segundo piso de los tribunales de la calle Ituzaingó 340, donde en 2015 se desempeñaba Scapolán y de donde la PFA secuestró computadores y documentación.
Por tener fueros, Scapolán no pudo ser detenido, pero la jueza Arroyo Salgado y el fiscal Domínguez ya pidieron su desafuero y en los próximos días fijaran fecha para su indagatoria. Los dos secretarios que en esa época trabajaban en esa UFI junto a Scapolán, Maximiliano Jarisch y Gustavo Sanvitale, en cambio, sí fueron detenido hoy por la PFA.
También fue allanada con el mismo objetivo la Delegación San Isidro de la Superintendencia de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la policía bonaerense, ubicada en la avenida Del Libertador 14243, de Martínez.
Fuentes de la investigación aseguraron que en total fueron detenidos nueve policías: Los comisarios Marcelo Di Rosa y Roberto Adrián Okurzaty; los subcomisarios Oscar Antonio Caviglia y Juan José Magraner; los oficiales principales Juan Alberto Elizalde y Juana Elizabeth Medina; el subteniente primero José María Delgado; el sargento Santiago Ignacio Cabre; y el ayudante Alexis Jesús Tabares.
Además, fue detenido un civil, identificado como Cristian Sebastián Seu, dijeron las fuentes.
La Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial se puso a disposición de la Justicia Federal y adelantó a Télam que todos los policías ya fueron puestos a disponibilidad preventiva.
La comisaría 4ta. de Tigre, con sede en Benavídez, fue otro de los objetivos allanados, pero las fuentes aclararon que solo fueron a buscar los libros de guardia y los registros de visitas vinculados a un preso que estuvo allí alojado en 2015 y que estaba detenido en una causa llevada por los policías de Drogas Ilícitas de San Isidro.
Otros procedimientos se realizaron en estudios jurídicos de dos abogados que también son investigados en el marco de la misma causa federal y que hasta esta tarde estaban prófugos.
Uno de ellos es un penalista de larga trayectoria que actuó como defensor en varios casos resonantes, y el otro es un abogado joven pariente de dos jueces de renombre en el departamento judicial San Isidro, uno de ellos camarista.
Al menos dos son las causas por narcotráfico iniciadas por Scapolán en las que se detectaron las irregularidades y quedaron nulas y motivaron la investigación federal sobre el funcionamiento de su fiscalía.
Una de ellas, según las fuentes, es una causa de 2015 en la que un detenido denunció que el propio fiscal Scapolán y los policías de Drogas Ilícitas de San Isidro, le “plantaron” un kilo de cocaína en el baúl de su auto, le exigieron 20.000 dólares de coima a su mujer y le “armaron” una causa.
En ese expediente, los abogados involucrados le habrían dicho al detenido que firmara un juicio abreviado, pero ante las irregularidades detectadas, el juez del TOF de San Martín que debía homologarlo, no lo aceptó y la causa también fue declarada nula.
“Hay un video de una cámara de seguridad de un estacionamiento que compromete al fiscal Scapolán”, dijo un abogado que conoce el expediente.
Otro de las supuestas causas irregulares de la fiscalía es la que se conoció el 29 de diciembre de 2013 como la operación “Leones Blancos”, en la que se secuestraron casi 500 kilos de cocaína en una camioneta interceptada en Boulogne y tras un allanamiento en una quinta del partido de Moreno.
En el juicio oral, el Tribunal Oral Federal (TOF) 5 de San Martín declaró nula la causa y absolvió a los cuatro imputados, luego de establecer que la llamada anónima a la Delegación Quilmes de Drogas Ilícitas de la policía bonaerense que supuestamente había dado origen al procedimiento, nunca existió, y en cambio sí se detectaron antes de ese supuesto llamado, cruces telefónicos sospechosos entre el fiscal y el jefe de operaciones de esa dependencia.
Scapolán tenía además un proceso de jury abierto desde 2016 por otras irregularidades, a partir de una denuncia realizada por el exdiputada nacional Elisa Carrió. (DIB)

ESPACIO PUBLICITARIO







REDES SOCIALES

MAIPU, Bs. As. Argentina
(C) 2020 SEMANA MAIPUENSE