22/03/2021
POR LA LICENCIADA ALEJANDRA MORALES
RECUPERAR LA GRANDEZA DE MI PUEBLO.

“…A mitad del viaje de nuestra vida, me encontré en una selva oscura, por haberme apartado del camino recto…”



Con la frase que comienza la Divina comedia de Dante Alighieri, bien podríamos hacer un perfecto paralelismo con la actualidad de nuestra ciudad, donde nos alejamos del camino recto que significa el trabajo, progreso y prosperidad.
Hace años que nuestra ciudad permanece estancada, las decisiones ya no se tomaban mirando, cuidando y atendiendo el interés colectivo, bienestar general y crecimiento de la comuna.
Un simple ejercicio bastará para confirmar y sostener lo que decimos.
Recorramos la ciudad y observemos por unos instantes las grandes obras que en el pasado desde el sector privado se han realizado, clubes, teatro, asociaciones, grandes edificios, enormes y atractivos comercios… y hagámonos esta simple pregunta…
En la actualidad, seriamos capaces de hacer esas grandes obras?
Si la repuesta es NO, entonces, hemos retrocedido en algunos aspecto (al menos en la capacidad de soñar, proyectar, trabajar organizadamente en la búsqueda de intereses comunes, recíprocos y colectivos).
En un pasado (no muy lejano), Maipú era el trabajo, el campo, la producción, la educación, el comercio, la recreación al aire libre, los boliches y la tranquilidad de una ciudad segura.
Recuerdan cuando nuestro carnaval era el mejor de la zona y nos sentíamos enormemente orgullosos de ello?
Recuerdan cuando había trabajo para todos y podíamos ganarnos dignamente el pan para nuestra familia?
Es evidente, atrás ha quedado la ciudad pujante, con temperamento y fuerza en la región, de crecimiento constante y sostenido, al tiempo que preservábamos nuestra dinámica, valores, identidad y sentido de pertenencia.
Hoy solo somos un efímero recuerdo de aquello, pasando decididamente al ostracismo e intrascendencia.
Deviene como necesario volver sobre nuestros pasos, los que generaciones pasadas han transitado dejándonos testimonios de trabajo, convicciones y éxito y así de este modo poder dejar nuestras huellas a las generaciones futuras.
Son muchas las cosas que deberíamos hacer para volver a ser grandes.
En primer lugar redefinir el rol y modelo de ciudad que pretendemos asumir y que esta sea para todos, abandonando definitivamente la “idea naturalizada” que vivimos en un lugar sin oportunidades.
Deberemos EXIGIR MÁS para tenerlas.
Para ello, es imprescindible evitar que nuestros recursos sigan fugándose a ciudades vecinas, generar nuevos ingresos externos, aprovechando (entre otras cosas) nuestro frente de ruta, materializando así una oferta turística/productiva atractiva en la calidad y cantidad de bienes y servicios que podríamos ofrecer.
La necesidad de Construcción de viviendas, cumpliendo así no solo el sueño de un hogar digno para nuestras familias, además generaríamos que los millones de pesos que se gastan en alquileres, se vuelquen definitivamente en la producción o al consumo, reactivando de este modo la actividad comercial que tanto lo necesita.
Atender nuevas demandas sociales y tecnológicas con más y mejor educación, capacitando a nuestros trabajadores y jóvenes, garantizándoles un ingreso adecuado, eficaz y eficiente a los incipientes y competitivos mercados laborales.
Tenemos mucho por hacer, es grande el desafío y trabajo que deberemos hacer por y para nuestro querido Maipú.
Trabajemos todos juntos con alegría, felicidad para volver a hacer grande el pueblo que nos vio nacer, el que nos vio crecer y el que queremos vivir.


Lic. Alejandra Morales

 

 







REDES SOCIALES

MAIPU, Bs. As. Argentina
(C) 2020 SEMANA MAIPUENSE